ITINERARIO DE LA IDEA A LA IDEOLOGÍA EN VENEZUELA

JOSE VIRGILIO LEON RODRIGUEZ.

 

Resumen

El propósito de esta reflexión es aportar el tránsito que lleva de la idea a la ideología; por ello inicia, con el método fenomenológico, la descripción de algunas situaciones “cotidianas” en la realidad venezolana para luego decantar, con el método hermenéutico, algunas de las explicaciones de lo que sucede en el país: En nuestro país hay una crisis de valores, el modelo socialista-comunista arruina a la nación, el tejido social está deteriorado. Para profundizar la comprensión de lo que sucede en el país, desde la filosofía el tema conviene expresarlo así: El poder de la idea que se transforma en ideología. La idea algunos ejemplos: derecho divino de los reyes, la idea de nación o país. Los contraejemplos de la ideología: el culto al emperador, el estado totalitario. ¿Cuándo se trasforma en ideología? En el transcurso de la historia pues la idea siempre está marcada por la temporalidad. En conclusión la  fragilidad de la idea lleva al surgimiento de la ideología aunque siempre es posible volver a la fuente, es decir a la idea en su adecuada historicidad para enriquecerse de la verdad que nos comunica.

Palabras claves: Fenomenología, hermenéutica, ideología, idea, episteme.

 

 

            The purpose of this discussion is to provide transit carrying idea to be ideology; therefore start with the phenomenological method, the description of some "everyday" situations in the Venezuelan reality and then decant the hermeneutical method, some of the explanations of what is happening in the country: In our state there is a crisis of values the socialist-communist model ruining the nation, the social tissue is damaged. To deepen the understanding of what is happening in the nation state, from philosophy should put the issue this way: The power of the idea that turns into ideology. The idea some examples: divine right of kings, the idea of ​​nation or country. Counterexamples of ideology: the cult of the emperor, the totalitarian state.

When is transformed into ideology? : In the course of history because the idea is always marked by temporality. In conclusion the fragility of the idea leads to the emergence of ideology although it is always possible to return to the source, that is to say the idea in their proper historicity to enrich the truth that connects us.

            Keywords: Phenomenology, Hermeneutics, ideology, idea, episteme.

 

Introducción

El presente trabajo, aporta una reflexión inicial sobre el tránsito que lleva de la idea a la ideología. Vinculando esta última con el ejercicio del poder en clave de dominación.

En un primer momento, se hace un ejercicio fenomenológico para dar cuenta de la grave situación social que padecen los venezolanos: violencia escolar, escasez. Luego se busca ir más allá de la fenomenología para discernir, entre las diversas explicaciones, lo que sucede en el país.

Finalmente se reflexiona sobre  el poder de la idea que se transforma en ideología ubicando ejemplos y contraejemplo a lo largo de la historia.

Discusión

En nuestro país

Ante la situación de nuestro país es necesario afirmar que frente al dolor de las víctimas callarse es ser un asesino. En este sentido mirar siempre la realidad, sobre todo la de los que menos tienen,  abre los ojos, la sensibilidad y así  comprender adecuadamente lo que sucede.

A continuación, un primer dato de la realidad: unos  estudiantes detonaron dos bombas en el Liceo público Manuel Vicente Romero García, hace pocos días. Sofocando a sus compañeros, profesores, obreros ¿para qué? muy probablemente detrás de muchas explicaciones está lo económico, es decir con los estudiantes sin clase se tienen la materia prima para vender droga, prostitución, entradas, alcohol y otros  en los “matiné”.

 

Vemos con preocupación como la vida social de los planteles  educativos viene siendo claramente afectada en numerosos hechos de violencia que ocurren a diario y que están generando en las escuelas un clima social y ambiente de aprendizaje claramente contrario a estas finalidades de la educación. La violencia en las escuelas, se instaló en ellas y amenaza con un considerable deterioro de una de las instituciones sociales más preciadas, en la que habíamos confiado como estrategia y opción para el desarrollo personal y social. (Perdomo  2011: 5)

Así mismo, una colega, operada del corazón, se desmaya en una cola para comprar papel higiénico, sus colegas y compañeros de cola la recogen, la llevan a la “ciudad hospitalaria Enrique Tejera”, la preocupación, angustia se les lee en sus caras esperemos que la cola no le cueste la vida. Obvio la causa no es el calor, ni la cola, sino un sistema injusto que somete a la mayoría de los venezolanos a semejante crueldad.

En consecuencia, lo que late detrás de esto hechos es el dolor terrible que padecen hoy los venezolanos, sean estudiantes o educadores, obreros o ama de casa por ello callarse es sentir el reclamo de una sentencia bíblica “Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo”.

 

Discernir para comprender

Se hace necesario discernir entre las múltiples explicaciones para comprender lo que ha sucedido en nuestro país, en otras palabras tener como educadores lucidez para orientar a nuestros educando en la horrorosa realidad que les toca vivir.  

Ahora bien, los educadores necesitan aprender a ir más allá de la fenomenología: tragar bomba, hacer cola, socorrer al otro, describir lo que sucede en el país. Sólo avanzando más allá de la fenomenología se evita caer en la trampa de los eslóganes o aceptar una explicación por ser mayoritaria y de esta manera tener una postura personal, reflexiva que permita robustecer el ser educador.

Como caso típico, en nuestro país se oye con frecuencia que hay una crisis de valores y que ello explica lo que nos sucede como pueblo. Sin embargo, en los 20 y tantos años como educador he oído sobre valores, sobre crisis y poco sobre la estructura valorativa del venezolano o mejor sobre la constitución, histórica - social, de esa apertura al valor que sustenta toda ética.

 

La persona humana no puede entenderse como realidad cerrada. El hombre se constituye persona por la intimidad y por la apertura. La alteridad entra en la definición de la persona. La persona es «lugar» de los valores morales; pero esa persona tiene que ser una realidad «abierta». Únicamente puede ser entendida la persona como un valor absoluto si es una realidad abierta. En este sentido afirmamos la apertura de la persona como el fundamento último y completo de la moralidad. (VIDAL 1975: 115)

Por el contrario, otros opinan que lo que sucede al país ocurre por el modelo socialista - comunista que arruina a la nación donde se aplica y el 6 de diciembre del 2015 quedó ratificada esa idea en la elección realizada y la posterior juramentación de la asamblea nacional.

Dichos acontecimientos han marcado un nuevo hito de una gran fortaleza ética y espiritual por propia naturaleza y por sus implicaciones a corto, mediano y largo plazo: la mayoría del pueblo, pese a dudas y algunas reticencias, se expresó, ordenadamente por la necesidad de un cambio de rumbo en la orientación fundamental del país. (CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA, 2016: 2)  

Puede que sea así. Sin embargo para superar los clichés se necesita profundizar en la idea de que todo modelo  de estado, en último término, se sustenta en una antropología, en una manera determinada de concebir al humano, como afirma Weber J,  “dice Platón, con razón, que cada forma de estado lleva consigo la formación de un tipo de hombre” (1935: 232). Sin embargo como este humano no es en abstracto cabe repetir la pregunta ¿quiénes somos los venezolanos? y de esta manera tener claridad suficiente para discernir por qué este modelo socialista - comunista desecha lo que nos hace vivir como venezolanos. Ello implica:

Optar por la episteme popular desde una postura ética y  salir de ese modo de pensar moderno para  adentrarse al mundo que nos constituye, el mundo de vida popular.  Ya dentro de él  expresar la posibilidad de vida para todos. Esto significa neoconducir  nuestro pensamiento por una  episteme de la relación donde el convivir sea lo primero y no el acumular, además de una constante actitud hermenéutica para desvelar todo mecanismo moderno. (LEON J. 2011: 78)

Por último, otros opinan que el tejido social está deteriorado. Repito puede que sea así. De lo que se trata es comprender en profundidad esa idea y haciéndolo poder evaluar su pertinencia o no a la hora de analizar y explicar lo que sucede en nuestro país.

Por esta razón se necesita la reflexión filosófica, clarificando la “crisis de valores” desde Ética fundamental y su consecuencia en la ética profesional, “El modelo socialista- comunista” a través de  la Filosofía Política y  “El tejido social está deteriorado” con una  Filosofía Social.

 

De la idea a la ideología

Para profundizar la comprensión de lo que sucede en el país y ampliar mi amistad con mi suegra “roja rojita” o con mis amigos colegas “chavistas”, me parece oportuno reflexionar sobre un tema, que ejerce su influencia en lo ético, lo político o lo social y quizás así  ilumine su postura. Ese tema conviene expresarlo así: El poder de la idea que se transforma en ideología

En representación de la idea citemos algunos ejemplos. En primer lugar el derecho divino de los reyes que durante milenios rigió a la humanidad. Seguidamente, la idea que versa sobre la nación o el país  que desbarató la idea de  imperio.

Por otra parte, el culto al emperador que costó la vida a tantos cristianos durante  las persecuciones del imperio romano. De la misma manera el estado totalitario que se arroja el derecho de decidir por los ciudadanos. En definitiva ambos ejemplos y contraejemplos arrojan una pista al tema que se está profundizando, la misma consiste en que la idea  se va  transformando  como ideología en el devenir de la historia.

¿Cuándo se transforma en ideología? Lo primero es que la idea siempre está marcada por la temporalidad. Ello significa que está sometida al cambio, al devenir. Por ello, en un primer momento, recapitulemos el problema griego del movimiento de sus cuatro posibilidades: local, cuantitativo, cualitativo y el sustancial. De ellos, el último es el más radical pues va al ser mismo de las cosas. (Cfr.Marías, J. 1980: 12) Por ello, la idea se genera y se corrompe. Es decir, que a las notas de universalidad y de necesidad del juicio habría que añadirle la fragilidad, como sostiene Maza S., Luis “En lugar de un criterio absoluto de evidencia hay que hacerse cargo de la radical finitud e historicidad de todo esfuerzo cognoscitivo. En este sentido, la fenomenología debe vincularse a la hermenéutica” (2005:125).

            Desde luego, ello comporta el aspecto de la historicidad en el conocimiento humano. Por ello,  el juicio y su articulación en conceptos son el elemento atómico del pensamiento humano. El mismo tiene siempre un carácter histórico es decir, no es una construcción a priori de la mente humana, puesto que  siempre postula su dimensión sintética, empírica y fáctica. La mente que piensa es siempre una mente que tiene sentimientos, pasiones, intereses, es decir, tiene una historicidad propia. La razón lleva en sí y consigo, en su actividad, aquello que le es exterior  y opuesto, Cfr. Galazo G. (2001: 23).

            Precisemos, antes que nada la implicación de que toda idea es histórica;  es decir las categorías del juicio histórico son las categorías de todo juicio. Estas categorías son: la del cambio y la del acontecimiento. La primera nos dice que no tenemos noción de nada que no emerja con evidencia de los rasgos del dinamismo que constituye la historicidad. El acontecimiento es aquello que por efecto del movimiento ocurre o ha ocurrido, incluye por tanto el acontecer como el resultado. En este sentido, en la lógica del juicio histórico más importante que el concepto es el predicado puesto que explicita lo que está en el concepto es la acción en acto.

En consecuencia, la  fragilidad de la idea lleva al surgimiento de la ideología. La ideología aquí se entiende como ocultamiento de la realidad,  realizadas por personas o grupos  que puedan estar en su pensar tan intensamente apegados a cierta situación, o  de sus intereses, que ya no les sea simplemente posible ver ciertos hechos que pondrían a la luz su sentido de dominación. (Cfr. Ferrar Mora 2004:1751)

Conclusión

La idea como conocimiento de la realidad lleva dentro de sí la fragilidad por el carácter histórico del conocimiento,  se hace necesario puntualizar que la historicidad que lleva a la ideología es aquella que va ligada a los intereses, a las pasiones y en último término al poder.

Para terminar, se hace necesario afirmar que siempre es posible volver a la fuente, volver a la idea en su adecuada historicidad para enriquecerse de la verdad que nos comunica y así acercarse cada vez más a la adecuada comprensión de la realidad.

*  ARTICULO BREVE

(Fragmentos de la Ponencia  presentada en la II Jornada de Filosofía “Aportes Filosóficos para la Construcción de la Sociedad Venezolana” Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Carabobo, 2016)

 

 

Referencias

1.      CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA, (2016) Caracas, 13 de enero.

2.       Ferrar Mora (2004), Diccionario de Filosofía, Vol III voz ideología. Editorial Ariel, Barcelona

3.      Galazo G. (2001), Nada más que historia. Teoría y Método. Barcelona, España. Ed. Ariel

4.      León J. (2011), El desarrollo de la modernidad en Valencia y el mundo de vida popular. Caracas: Fondo Editorial del IPASME

5.      Maza S., Luis M. (2005), Fundamentos de la filosofía hermenéutica: Heidegger y Gadamer. EN Teología y Vida, Vol. XLVI (2005), 122 – 138.

6.      Perdomo, Gloria (2011). Violencia en las escuelas, Publicaciones UCAB 

7.      VIDAL M. (1975). Moral de actitudes tomo primero EDITORIAL Covarrubias, 19 Madrid.