Misterios del cerebro expone Joaquín Fuster en la UFM

 

Los misterios del orden sensorial y de la evolución de la corteza cerebral, relacionados con el desarrollo de la mente y de la civilización humana, fueron algunos de los temas que expuso el doctor Joaquín Fuster durante su visita a la UFM en una serie de conferencias y reuniones especializadas.

 

En la UFM impartió la conferencia titulada La evolución filogenético de la corteza cerebral: la relación entre el desarrollo de la corteza cerebral y el desarrollo de la civilización humana, durante un diálogo socrático con los integrantes del Seminario de Filosofía de esta casa de estudios.

 

Fuster habló sobre El Orden Sensorial: la aportación hayekiana a los modelos neuropsicológicos actuales, en el Auditorio Milton Friedman (vea la conferencia aquí); y sobre ¿Cómo comprender el misterio del cerebro y sus implicaciones para la espontaneidad en el comportamiento humano?, en conferencia dirigida a profesores y estudiantes de Psicología.  También, para la Facultad de Medicina, habló sobre Los aportes de la neurociencia cognitiva en el tratamiento de las enfermedades mentales, especialmente aquellas que afectan las funciones cognoscitivas superiores.

 

Joaquín Fuster es profesor de psiquiatría y de ciencias de la bioconducta en el Neuropsychiatric Institute y en el Brain Research Institute de la Univesity of Californa at Los Angeles.  Escribió el prólogo para la edición en español de The Sensory Order (El orden sensorial), de Friedrich A. Hayek, obra que fue leída y discutida por el Seminario de Filosofía, de la UFM, en 2004.

 

Sus hallazgos permiten un mejor conocimiento de los desordenes cognitivos en la base de muchos desordenes neurológicos y psiquiátricos tales como traumas cerebrales, derrames, demencia por Alzheimer y esquizofrenia.  Y sus investigaciones se centran en estudios sobre los mecanismos corticales de las funciones cognitivas.  El objetivo de sus estudios es el de alcanzar un mejor entendimiento de las disfunciones de la corteza cerebral en enfermedades neurológicas y mentales que impiden la cognición.  Tal entendimiento conduce a tratamientos más efectivos.

 

En 1958 Fuster proveyó la primera evidencia de que el sistema de activación reticular del cerebro, un sustrato nervioso que sirve para despertarse, modula selectivamente la atención visual (Science, 1958)  Desde entonces, ha hecho cuantiosas contribuciones científicas en su campo.  Por ejemplo, en 1971 describió las primeras “células de memoria” encontradas en cerebros de primates (Science, 1971; y J. Neurophysiol, 1973).

 

En los años 90, él y sus colegas descubrieron y analizaron las propiedades de las células de memoria para tareas táctiles, en la corteza somatosensorial.  (PNAS, 1996); y luego demostraron que las neuronas en la corteza prefrontal integran información a lo ancho de dos modalidades sensoriales diferentes, la audición y la visión, y a lo largo del tiempo (Nature, 2000).

 

Como resultado de sus descubrimientos, Fuster ha desarrollado y probado la hipótesis de que las tres formas de memoria (de corto plazo, de trabajo y de largo plazo) comparten las mismas redes corticales.

 

En un libro reciente, Cortex and Mind: Unifying Cognition, Fuster expande sus conceptos más allá de la memoria, hacia otras funciones cognitivas, tales como la percepción, la atención, la inteligencia y el lenguaje.  Sostiene que todas las funciones cognitivas están basadas en transacciones nerviosas dentro y entre redes neuronales de representación cognitiva.

 

Durante su primer día en la UFM Fuster se reunió con el rector Giancarlo Ibárgüen S.; con el secretario general, Ricardo Castillo A., con el director del Area de Filosofía Social y director del Seminario de Filosofía, Julio César De León Barbero; y con los profesores Juan José Ramírez y Julio Cole.  Luego visitó el Museo Popol Vuh, de esta casa de estudios.


Guatemala, 21 de septiembre de 2006