Los wikiobispos

Luis Figueroa*

 

1. Bajo el lema ¡Vence tú el mal a fuerza de bien!, los obispos chapines se reunieron en asamblea plenaria y se pronunciaron sobre el agrarismo, la energía eléctrica, la ecología, las deportaciones masivas, la educación, el conflicto en los hospitales, el crimen organizado, el narcotráfico, la violencia, la campaña electoral y la crisis bancaria[1].  ¡Sus Ilustrísimas ya parecen la Wikipedia; porque uno encuentra de todo en sus pronunciamientos!

 

De aquel último tema, los prelados dicen: “Los obispos queremos unir nuestra voz a la de tantos clientes bancarios perjudicados que claman justicia y piden el esclarecimiento de los hechos.  También urgimos a las autoridades financieras y bancarias del país para que actúen con la mayor responsabilidad y transparencia para restituir la confianza en el sistema bancario, confianza de la que se beneficia toda la sociedad y es esencial para el desarrollo de la actividad económica”.

 

Esto me llamó la atención especialmente, no sólo porque tienen razón, sino porque después de la experiencia del Banco Ambrosiano, estoy seguro de que los mitrados sí han de saber de banca y de finanzas. 

 

En 1982, en Italia, quebró el Banco Ambrosiano; y el principal accionista de aquella organización bancaria era el banco del Vaticano, llamado oficialmente L'Istituto per le Opere di Religione, dirigido por el obispo Paul Marcinkus. 

 

El presidente del banco de los sacerdotes, como era conocido el Banco Ambrosiano, era Roberto Calvi, miembro de una logia ilegal llamada Propaganda Dos, conocida como P2.  El obispo Marcinkus, por su parte, había sido director de la offshore del Ambrosiano, ubicada en las Bahamas.

 

El objetivo original del Banco Ambrosiano era financiar “organizaciones morales, trabajos piadosos, y cuerpos religiosos instalados para las ayudas caritativas”; pero Calvi amplió los horizontes y el banco de los sacerdotes ayudó a crear muchas empresas en Bahamas y en América del Sur, además de verse involucrado en algunas aventuras políticas.  Sandinistas, Contras y el sindicato polaco Solidaridad, se contaban entre los beneficiados por la organización bancaria.

 

Las operaciones irregulares del Banco Ambrosiano llamaron la atención del Banco de Italia; pero cuando aquel estaba siendo investigado, el magistrado que dirigía la pesquisa, Emilio Alessandrini, fue asesinado por un grupo terrorista de izquierda.

 

Para hacer la historia corta el Ambrosiano se metió en problemas, Calvi huyó de Italia con un pasaporte falso, su secretaria se suicidó dejando una nota comprometedora, el cuerpo de Calvi fue encontrado colgando del puente Blackfrairs (Frailes negros) en Londres, los intereses de la operación offshore fueron suspendidos, el banco colapsó y el Vaticano tuvo que pagar millones de dólares sin aceptar responsabilidad alguna.

 

El obispo Paul Marcinkus, presidente del banco del Vaticano, murió en 2006 sin haber aclarado su nivel de responsabilidad en el mayor colapso bancario de Italia.  Aunque las autoridades italianas trataron de capturar y procesar a Marcinkus por su posible vinculación a varios delitos financieros, el Vaticano lo protegió con el manto de la inmunidad diplomática y Su Excelencia acabó sus días tranquilamente en Arizona.

 

El escándalo de aquella quiebra dio tanto que hablar que es uno de los ejes principales de la trama de El Padrino III, película que si no ha visto, vale la pena ver. 

 

Finalmente, gracias a la Wikipedia por los detalles para esta columna; porque yo me acordaba del clavo, pero no de sus intersticios.  ¿Cuál es la moraleja? Que en todas partes se cuecen habas.

 

2. El 2 de marzo se celebró el natalicio de mi filósofa favorita, y novelista, Ayn Rand.  Ella es autora de El Manantial y de La Rebelión de Atlas, que se venden en Sophos. Esta es una oportunidad para ver el documental Ayn Rand, a sense of life, que se encuentra en Take One, la tienda de vídeos de Futeca.

 

* Profesor de Filosofía Social en la UFM, columnista del diario Prensa Libre y autor de http://luisfi61.blogspot.com