¿Quién es John Galt?

Luis Figueroa*

 

En esta semana, que está por terminar, aquellos que amamos la libertad celebramos el 50 aniversario de la publicación de Atlas Shrugged o La rebelión de Atlas.  El libro que, según una encuesta que hizo el Club del libro del mes, de The New York Times, entre sus lectores, “ha marcado una diferencia en más vidas, después de la Biblia”.

 

Como es uno de mis libros favoritos, desde julio pasado he estado participando en un club de lectura en el que esa obra, de Ayn Rand, ha sido objeto de extraordinarias y apasionadas discusiones.  Esto es porque una vez se empatina uno en ese libro, no puede ser indiferente a él ni a las ideas que contiene.

 

¡Este es un libro lleno de ideas!  Ya he contado esto antes; pero como siempre hay nuevos visitantes en este espacio, aquí va: Cuando mi abuela me regaló el su ejemplar, que es una primera edición, me dijo que “Este es un buen libro.  El final es muy filosófico, pero te va a gustar”.  A mí me causa mucha gracia, porque todo el libro es una novela filosófica y porque yo soy uno de esos a los que les cambió la vida. 

 

En Guatemala, la celebración de esta importante efemérides para amplios círculos de la literatura y de la filosofía, ha llamado la atención del mundo.  Esta piedra angular de la filosofía occidental está siendo festejada con conferencias de clase mundial; con una exhibición de libros en la Biblioteca Ludwig von Mises, de la Universidad Francisco Marroquín; con un concurso de reseñas acerca de la obra y ¡con una escultura monumental en el campus de La Casa de la Libertad!

 

Atlas Libertas, está concebida para celebrar el espíritu emprendedor y la fuerza creadora del individuo.  Es una figura humana de la cadera hasta la cabeza, cargando el Universo; y este está representado por un conjunto de semicírculos (abstrayendo planetas y engranajes).  Atlas Libertas mide 4.5 x 4.5 Mts. y su autor es el escultor, Walter Peter Brenner.

 

A la escultura la acompaña una cita de La rebelión de Atlas: “En nombre de lo mejor que hay en ti, no sacrifiques este mundo a los peores. En nombre de los valores que te mantienen con vida, no permitas que tu visión del hombre sea distorsionada por lo feo, lo cobarde, lo inconsciente en aquellos que nunca han conseguido el título de humanos. No olvides que el estado natural del hombre es una postura erguida, una mente intransigente y un paso vivaz capaz de recorrer caminos ilimitados. No permitas que se extinga tu fuego, chispa a chispa, cada una de ellas irremplazable, en los pantanos sin esperanza de lo aproximado, lo casi, lo no aún, lo nunca jamás. No permitas que perezca el héroe que llevas en tu alma, en solitaria frustración por la vida que merezcas pero que nunca pudiste alcanzar. Revisa tu ruta y la naturaleza de tu batalla. El mundo que deseas puede ser ganado, existe, es real y posible; es tuyo”. 

A algunos lectores, los protagonistas de La rebelión de Atlas -como John Galt y Dagny Taggart- les parecen irreales e imposibles debido a su lealtad a sus principios y a su carácter heroico.  Ella dice que la prueba de que personas así sí existen es que el libro fue publicado.  Y yo digo que otra prueba de que sí existen personas así, es que Atlas Libertas ha sido erigido.

Atlas Libertas será dedicada en el marco de la serie de actividades académicas que la UFM programó para celebrar el 50 aniversario de la publicación de La rebelión de Atlas

 

La edición rústica de Atlas Shrugged es ¡la número 119 en el rankeo de ventas de Amazon!, según consulta que hice al escribir este artículo en septiembre de 2007.  En Guatemala, la obra en español está disponible en Sophos, en el Fondo de Cultura Económica y en el Centro de Estudios Económico-Sociales.  Si quiere saber más sobre Rand y su obra, le recomiendo Ayn Rand: A Sense of Life, que está en Take One, la tienda de vídeos que está en Futeca de la zona 14

 

*Luis Figueroa es columnista del diario Prensa Libre y profesor de Filosofía Social en la Universidad Francisco Marroquín.