CEES celebra 50 aniversario, en la UFM

 

Con un foro titulado Perpectivas económicas 2010 para Guatemala y el mundo. ¿Fin de la crisis, o espejismos?, el Centro de Estudios Económico-Sociales celebró su 50 aniversario, en la Universidad Francisco Marroquín.

 

El foro reunió a representantes de cuatro centros de pensamiento, que expusieron sus visiones sobre el tema. Los panelistas fueron Mario Cuevas, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales; Miguel Gutiérrez, del Central American Busines Intelligence; Rubén Darío Narciso, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales; y Ramón Parellada, del CEES.  La moderación del foro estuvo a cargo de Fritz Thomas, decano de la Facultad de Ciencias Económicas, de la UFM.

 

El Centro de Estudios Económico-Sociales fue creado el 18 de noviembre de 1959, por un grupo de empresarios, para estudiar y difundir las ideas sobre la libertad.  Desde entonces ha trabajado en la promoción y salvaguarda del respeto a los derechos fundamentales de la persona.  Su ideal es que los habitantes de Guatemala vivamos y defendamos los fundamentos de la libertad en un Estado de derecho, en el que sea prioritario el respeto a la libertad individual de producir, consumir, intercambiar y servir, sin coerción ni privilegios.  La Universidad Francisco Marroquín nació del seno del CEES, en 1971.

 

Los esfuerzos del CEES están encaminados a lograr un mundo cada vez más libre –en el que prevalezcan el respeto a los derechos individuales y la responsabilidad personal– y una Guatemala cada vez más orientada por esos valores e integrada en ese mundo.  

El  trabajo del Centro está inspirado en esta Declaración de Principios:

1. Son derechos fundamentales de la persona la vida, la libertad, la justicia y la propiedad privada.

2. La base fundamental de la armonía en las relaciones humanas radica en los principios morales del cristianismo, y no sólo en el estricto cumplimiento de la ley.

3. El goce de la libertad económica de la persona es requisito indispensable para poder ejercer plenamente las otras libertades.

4. Mantener y fomentar el sistema de libre empresa es el medio más eficaz para elevar el nivel de vida de los pueblos.

5. El estímulo más fuerte y más eficaz para obtener la abundancia colectiva es garantizarle a las personas el disfrute total e indiscriminado de los frutos de su esfuerzo.

6. Las personas mejorarán de condición sólo en la medida que su trabajo beneficie o sirva a los demás, y en relación directa con su productividad.

7. La permanente abundancia es resultado de la suma continua de los esfuerzos individuales.

8. El pueblo consumidor únicamente puede gozar de su soberanía en una economía libre, porque, al ejercer su voluntad, escogiendo los productos que más le convienen, determina las inversiones y fuentes de trabajo que deben prevalecer.

9. La función del Gobierno debe limitarse a ejercer la autoridad que la ley le confiere, para garantizar el ejercicio de sus derechos a los ciudadanos, y nunca debe inmiscuirse en actividades que corresponden sólo a la iniciativa privada.

Topicos de actualidad es el nombre de la publicación mensual del CEES.

Guatemala, 21 de diciembre de 2009